Son productos normalmente con más de cien años que tienen “identidad propia” por sus características de fabricación manual y por la decoración que pueden ofrecer a cualquier tipo de espacio.